viernes, 14 de septiembre de 2012

Europa


Europa
Del disco "Ballast der Republik"



Unten im Hafen setzen sie die Segel
Abajo en el puerto se izan las velas
Fahren hinaus aufs offene Meer
Viajan a través del mar abierto
Zum Abschied winken ihre Familien
Para la despedida saludan a sus familias
Schauen ihnen noch lange hinterher
Los miran aún mucho después
Und das Wasser liegt wie ein Spiegel
Y el agua yace como un espejo
Als sie schweigen durchs Dunkel ziehen
Mientras en silencio recorren la oscuridad
Kaum fünfzig Meilen bis zum Ziel
Apenas cincuenta millas hasta la meta
Das so nah vor ihnen liegt
Que tan cerca frente a ellos está

Sag mir, dass das nur ein Märchen ist
Dime que solo se trata de un cuento
Mit Happy End für alle Leute
Con final feliz para todos
Und wenn sie nicht gestorben sind
Y si no están muertos
Leben sie noch heute
Viven hoy mismo

Sie kommen zu Tausenden, doch die Allermeisten
Vienen de a miles, pero la mayoría
Werden das gelobte Land niemals erreichen
Nunca llegarán a la amada tierra
Doch die Patrouillen werden sie aufgreifen
Las patrullas los capturarán
Um sie in unserem Auftrag zu deportieren
Para deportarlos en nuestro nombre
Und der Rest, der wird ersaufen
Y el resto, que se ahogará
Im Massengrab vom Mittelmeer
En la fosa común del Mediterráneo

Weil das hier alles kein Märchen ist
Porque esto no es un cuento
Kein Happy End für all die Leute
No hay final para todos
Und wenn sie nicht gestorben sind
Y si no están muertos
Sterben sie noch heute
Se mueren hoy mismo

Declararon a Die Toten Hosen huéspedes de Honor de la Ciudad de Buenos Aires




Después de un largo trayecto, el pasado jueves 13 de septiembre la legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires declaró a Campino, Andreas Meurer, Michael Breitkopf, Andreas Von Holst y Vom Richte, integrantes de Die Toten Hosen, huéspedes de Honor de la Ciudad de Buenos Aires. 

Junto a Santiago Rodríguez Rey, coautor junto quien les escribe del proyecto que se aprobó en la legislatura, queríamos agradecer a todos aquellos que nos dieron su apoyo para que esta idea se llevara a cabo.

En especial, quisiéramos agradecer a María José Lubertino, legisladora de la Ciudad, quien recibió nuestro proyecto y fue nuestra voz dentro del recinto parlamentario. Sin ella, esto no podría haber tenido lugar. 

Ahora, esperamos con ansías la llegada del día sábado, momento en el cual se le entregará la distinción a la banda que se ha sabido ganar el corazón de los argentinos.

¡Bis zum bitteren Ende!